Manual de Prevención de Delitos

Usted está aquí

MANUALES, PROGRAMAS Y PROTOCOLOS DE PREVENCIÓN DE DELITOS

Como ventajas que ofrecen los programas de efectivo cumplimiento (manuales y protocolos de prevención de delitos penales), desde AGUD & RODRÍGUEZ Abogados elaboramos y creamos distintos planes de prevención en función del tipo de persona jurídica, su organización, el sector comercial en el que desarrolla su actividad y los riesgos que de ésta puedan derivarse. De acuerdo con ello, señalamos a continuación las siguientes conclusiones que se derivan de su puesta en práctica:

A) La exención o atenuación de la responsabilidad penal. La principal ventaja que le puede reportar a la persona jurídica la implantación de este tipo de programas y protocolos consiste en no ser sometida a un proceso penal, ser absuelta y exonerada en él de una condena de responsabilidad civil o ver reducida sustancialmente la pena, además de aquellas otras que tienen que ver con la salvaguarda de uno de sus mejores activos, su imagen corporativa y de buen gobierno.

B) Cuestiones Económicas. También priman razones económicas, ya que la adopción de un programa de “compliance” puede ahorrar mucho dinero a la empresa. Si la persona jurídica es condenada se expone, de un lado, a los costes graves: multas -que dependiendo de la gravedad del delito cometido pueden ser muy altas-, responsabilidad civil, pago de honorarios de Abogados y derechos de Procuradores, gastos y costas del proceso, prohibición de concurrir a concursos públicos etc. Y, de otro, a los “costes leves”: pérdida de productividad por parte de los empleados, descenso de su moral, interrupciones en las operaciones comerciales, menoscabo de su imagen corporativa, etc.

C) Prevención. Desde un punto de vista estructural, otra gran ventaja de los programas de “compliance” reside en la “difusión de una ética empresarial o corporativa positiva”. Un programa sólido, bien estructurado, difundido y aplicado conseguirá que los empleados se lo piensen varias veces antes de llevar a cabo conductas delictivas. Actúa, por tanto, como un potente disuasor de conductas ilícitas por parte de los empleados, a quienes el programa les recuerda que deben cumplir la ley, y conminándoles con la oportuna sanción a quienes la infrinjan.

D) Detección del delito. Además hay que anotar en el haber de los programas de cumplimiento efectivo la circunstancia de que actúa como un detector de la conducta dolosa o negligente de los empleados. Esta detección puede suceder en dos momentos: antes de que esa conducta se convierta en delito o después de que se consume el delito, pero antes de que se descubra. Una pronta detección permite a la sociedad abordar los problemas que pueda causar tal conducta, analizar el daño y reducir el riesgo para que la gravedad de lo causado no aumente.

E) Reducción de la culpabilidad. Una vez que la persona jurídica haya sido imputada, según lo dispuesto en el art. 31.bis del Código Penal, el establecimiento de un programa de “compliance” con posterioridad a la comisión del delito, pero antes de la celebración del juicio oral, puede dar lugar a la atenuación de la pena.