Manual de Prevención Penal

Usted está aquí

DESGLOSE PORMENORIZADO DE NUESTROS MANUALES DE PREVENCIÓN PENAL

A continuación resumimos los principios básicos que nuestros modelos y programas corporativos de prevención de delitos incorporan (en función de las características y particularidades de la persona jurídica), entre otros:

  1. Principios rectores

El programa de prevención de delitos debe ser efectivamente aplicado por la empresa y la persona jurídica tiene que estar en disposición de acreditar la efectiva ejecución del programa de prevención en el seno de su estructura. Esta acreditación será en alguna medida documental (protocolos, manuales, hojas de formación, registros, etc.), pero, y esto es de la máxima relevancia, esos documentos no pueden constituir en sí mismos el programa de prevención¹, sino una prueba más de su existencia.

(1) El análisis de la efectividad de un programa de prevención de delitos debería partir de la siguiente premisa inicial: la producción del ilícito penal no significa necesariamente que el programa no sea generalmente efectivo en la prevención y detección de la conducta criminal.

  1. Estructura (de prevención de delitos) que depende del tamaño/organización de la entidad
  1. Para pequeñas y medianas empresas, será recomendable el nombramiento formal (y documentado) de un Responsable de Cumplimiento y Prevención Penal² (“Compliance Officer” o Encargado de Prevención Penal) que dependa directamente del órgano de administración de la sociedad.
  1. Para grandes empresas, será recomendable el nombramiento formal de un Responsable de Cumplimiento y Prevención Penal², en los mismos términos y con las mismas funciones y capacidad de actuación (basada en la delegación efectiva de competencias) propuestas en el apartado anterior para las pequeñas y medianas empresas, recomendando la constitución, además, de un Comité de Cumplimiento y Prevención Penal.

(2) El puesto de Encargado de Prevención Penal (Compliance Officer) podría ostentarlo de forma externa aquellos otros profesionales que se designen.

  1. Actividad (de prevención de delitos)
  • Paso 1 (evaluación inicial): Consistiría en realizar una Evaluación de Riesgos Penales de la que se derive un Plan de Actuación para la Neutralización de Riesgos Penales propios de la actividad de la sociedad.
  • Paso 2: Implementación de medidas concretas para la Neutralización de Riesgos Penales (en función de las actividades de riesgo de la empresa)
  • Paso 3: Formación de administradores, representantes y empleados (el aspecto formativo, creemos, tiene especial relevancia en el ámbito de la prevención de delitos)
  • Paso 4: Sistemas efectivos de infracciones y sanciones (y de incentivos por cumplimiento, si fuera el caso)
  • Paso 5: Canal interno de denuncias (fácil, rápido y eficiente) que garantice tanto el anonimato del denunciante como la ausencia de represalias
  1. Supervisión, seguimiento y actualización (de la actividad preventiva)

Los procedimientos de supervisión, seguimiento y actualización de los programas de prevención de delitos pondrán de manifiesto (y en valor) la necesaria naturaleza dinámica de nuestros sistemas. En lo que respecta a la supervisión y seguimiento, sería recomendable una revisión periódica (mensual, trimestral, semestral, etc.) y en lo que respecta a la actualización, recomendamos una re-evaluación integral (anual, bianual, etc.) del programa de prevención de riesgos penales a realizar tanto por parte del Responsable de Cumplimiento como de nuestro Despacho como expertos externos e independientes.